Una odisea en el coliseo


En colaboración con Multimedia II
Videoinstalación
2009

Una Odisea en El Coliseo propone recordar al ritmo de loops entrecortados y reconstruidos un espacio transformado, convertido en vacío.

Por un lado están los recuerdos autónomos, libres, inconcientes, aquellos que nosotros no intentamos recordar, sino que al revés, muchas veces ellos nos recuerdan a nosotros. En este caso, los recuerdos aleatorios son controlados por código creado en Processing, un entorno y lenguaje de programación desarrollado especialmente para que artistas visuales trabajen con imágenes, video, animaciones e interacciones.

Por el otro lado están los recuerdos concientes, los que nosotros controlamos al decir: “ahora mismo, en este momento quiero recordar… esto!” Que mejor manera de aludir a esta condición de recuerdos condicionados que con la figura del VJ—el Video Jockey—, personaje a cargo de disparar pequeños fragmentos de material audiovisual de manera arbitraria exactamente en el momento en el que el VJ mismo decide enseñarnos… esto!… aquello!… esto otro!

De esta manera Una Odisea en El Coliseo entabla un dialogo entre lo tentativamente subconsciente y lo arbitrariamente caótico; los recuerdos que nos hacen recordar, y aquellos que recordamos como respuesta a los primeros. Pero ¿qué recordamos? ¿Cuáles son los recuerdos que aquí y ahora nos atañen? ¿Qué más hemos de recordar en esta plaza aparte de lo que fue en algún momento? El Cine Coliseo.

Las películas que se samplean, de las cuales surgen estos recuerdos, fueron producidas entre 1959 y 1975, mismo periodo en el que el Cine Coliseo mantuvo sus puertas abiertas, las palomitas mas o menos calientes, pero si muy saladas y el piso de los pasillos imposiblemente pegajoso. Todos y cada uno de estos samples, estos loops, estos recuerdos son emblemáticos por si solos pero cuando se conjugan para crear una sola experiencia dinámica como la que Una Odisea en El Coliseo ofrece, es entonces que los recuerdos adquieren una nueva condición, una nueva dimensión, algo que los hace merecedores de ser recordados nuevamente.

León de la Rosa.